productos innovadores

La Tragedia de las Ideas Perdidas.

Posted on Posted in Inno-libros, Nuestras publicaciones, Ser más creativo

Extraído del libro “Creatividad Aplicada: Criterios de selección de ideas”

Seguramente que presenciado, o experimentado, muchas veces esta escena: alguien tiene una idea nueva, llena de entusiasmo, y las cabezas empiezan a balancear negativamente, murmurando “¡No! ¡No! No “. Otra idea que ha sido liquidada sin evaluar sus méritos, una más llevada al pelotón de fusilamiento porque parece poco factible para alguno de los evaluadores, sin evaluar sus fortalezas e intentar neutralizar sus puntos negativos. Esto es lo que podemos llamar: La Tragedia de las Ideas Perdidas.

Esta es una situación muy común en todas las organizaciones, a diario miles de ideas son aniquiladas sin apenas tener en cuenta sus posibilidades. El aspecto más trágico de esta actitud es que se acaba inhibiendo las cabezas creativas de la empresa. Por cada idea creativa descartada hay un creativo dudando sí debe arriesgarse a comunicar sus próximas ideas. En tales situaciones pueden decidir actuar como un sepulturero o como un jardinero, siendo aquel que intenta enterrar esa nueva idea lo más profundo posible, de modo que no le vuelva a molestar, evaluando y juzgando esas ideas en base a su viabilidad inmediata, descartando aquellas que implican algún tipo de dificultad en su implementación.

Por otro lado, el jardinero de ideas, sabe que la semilla de toda innovación es una idea altamente especulativa, incompleta, que precisa de ser desarrollada para tornar viable y práctica. Por su propia naturaleza, cuanto más más ambiciosa sea la idea, más frágil será y más fallas deberán ser corregidas. Es importante reconocer que a medida que luche contra los obstáculos, construyendo la viabilidad de idea, irá modificando e incluso transformándola. El resultado final puede ser muy diferente a la idea original, siendo ésta la verdadera naturaleza del desarrollo de ideas. No hay nada malo en este proceso, ya que el producto final es reconocido como valioso, útil y viable. En este caso, el valor de la idea original ha sido su papel de gatillo del proceso innovador.

La belleza de este enfoque es que permite comenzar con una idea nueva y fresca sin ser cegados por sus defectos, cuya existencia es inevitable. Debido a que cuenta con los medios para construir su viabilidad de forma sistemática, tiene más libertad para usar su imaginación para mejorarla o transformarla. Durante este proceso de desarrollo de ideas, el jardinero recorre un sendero de cinco etapas.

Evaluación y desarrollo de ideas con la mente abierta

  • Paso 1: Simplemente decir “tal vez”
    Borre la palabra “no” de su vocabulario (temporalmente), ya que corta un mundo de posibilidades. En este paso debe decirse a sí mismo que, otorgándole a una idea una visión constructiva, le damos opciones para demostrar sus méritos y ser muy valiosa.
  • Paso 2: Busque el aspecto positivo
    Articule los aspectos y características de la idea de que son positivos, incluso si usted no está de acuerdo totalmente. Trate de ser específico acerca de los aspectos positivos. Este es un paso importante, ya que establece una mentalidad diferente de la actitud típica “aquí es donde esta idea tiene fallas”. Una actitud constructiva le ofrece una oportunidad a esta idea para vivir un poco más y revelar un número sorprendente de características positivas que de otro modo no serían percibidas.
  • Paso 3: Identificar los problemas a resolver
    Considere que los aspectos negativos son obstáculos a superar, y no razones para desestimar la idea. Tenga en cuenta que, en el ciclo de vida de una nueva idea, este es el momento más vulnerable y un enfoque negativo sin duda la descartará antes de tiempo. Esto no quiere decir que deba pasar por alto los aspectos negativos, sino mantener la idea viva y lograr identificar medidas para neutralizar sus defectos, como por ejemplo esta frase:
    “Es demasiado caro. No podemos hacerlo dentro de nuestro presupuesto. “

Se transformaría en una más positiva:
“Vamos a ver si podemos hacerlo a un costo más bajo.”

Las dos afirmaciones reflejan el alto costo de la idea, sin embargo una cierra las puertas mientras la siguiente invita a los creativos a buscar soluciones para ese defecto.

  • Paso 4: Genere ideas para eliminar las barreras
    Concéntrese en primer lugar en el problema más difícil y genere ideas específicas para eliminarlo, porque muy a menudo otros problemas son derivado del principal, en consecuencia, al solucionar el problema más difícil estará resolviendo total o parcialmente otros secundarios.
  • Paso 5: Genere un plan de acción
    Articule el nuevo concepto que ha desarrollado, asegurándose de que incluye todos los elementos que incorporó para que sea viable. Enumere los pasos necesarios para implementarlo.

En una organización que no sabe cómo ser receptivos al pensamiento creativo, no sólo se pierden las ideas sino también a su creadores. La receptividad a las nuevas ideas no solo se refleja durante la fase de generación de ideas, sino que abarca también el tratamiento que se da a las ideas presentadas. Es esencial contar con una metodología sólida para la evaluación, desarrollo y selección de ideas, contando como ventajas:

  • se asegura que todas las ideas serán consideradas adecuadamente y ninguna de ellas se perderá por negligencia en su evaluación;
  • asegura a los colaboradores que sus contribuciones tendrán un trato profesional y serán evaluadas de acuerdo a criterios objetivos y transparentes.

En esta sección presentamos algunas herramientas que le ayudan a comparar, clasificar, seleccionar y desarrollar ideas y así sacar el máximo provecho de la fase de generación de ideas. Estas herramientas pueden usarse individual o combinadas, dependiendo de sus necesidades.